lunes, 25 de octubre de 2010

Pero sobretodo, quiéreme.


Llora, grita, patalea. Déjate los nudillos en la pared. Ponte hasta el culo de coca o de cualquier otra mierda. Pégame. Ódiame. Dame un beso. Finge que eres feliz. Finge indiferencia. Búscame en esos sitios donde no debería estar. Buscame donde tú estas y quieres que esté. Encuéntrame. Hazme llorar contigo. De rabia. De placer. De terror. Recuérdame cada uno de los momentos. Los buenos. Los malos. Los eternos. Cúlpame. Perdóname. Di que te irás lejos y no te volveré a ver. Di que harás lo peor que podrías hacerte a ti mismo. Di que te abandonarás. Jura que olvidarás que existo. Que existes. Pero sobretodo, quiéreme. Nunca me olvides.

No hay comentarios:

Publicar un comentario